Agente del PRD balacea estudiantes

 

Rodolfo Hernández Gómez, agente del PRD y del PT en la UNAM, y conocido delafuentista, balaceó, el viernes 7 en la noche, a dos estudiantes de la UNAM y a una de la Universidad Pedagógica Nacional. Los estudiantes heridos son José Luis Cordero, Noé Lucio Becerril, de la UNAM, y Mayra Claudia Valenzuela, de la UNP.

 

La información divulgada por Juan Ramón de la Fuente engaña, una vez más, al falsear la identidad de Hernández Gómez, y al ocultar la mayor parte de los gravísimos hechos que tuvieron lugar la noche del viernes 7 en la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS).

 

La identidad de Rodolfo Hernández no se define veraz ni completamente, como lo hacen el rector y sus empleados, diciendo que “el agresor fue [ … ] uno de los líderes más violentos de lo que fuera el Consejo General de Huelga”. En sólo 18 palabras, los cómplices del rector cometen por lo menos dos engaños: endilgar al CGH la violencia de uno de sus miembros más sospechosos, y pretender que el CGH no existe. Desde las primeras semanas que la Gran Huelga varios estudiantes de la ETNS me confiaron que Hernández había pedido a los colectivos de esa escuela que le pagaran “un sueldo” por su “trabajo” en el CGH. Nadie le hizo caso y nadie le pagó nunca su deseado “sueldo”. Ninguna de sus acciones violentas fue aprobada ni avalada por el CGH, y nunca nadie se solidarizó con ellas.

 

En realidad. Hernández Gómez es uno de los agentes más peligrosos en la UNAM de la alianza PRD-PT, y está al servicio de los intereses del rector por lo menos desde noviembre de 2002.

 

Según el diario La crónica (1 de diciembre de 2002), “trabajadores y estudiantes de la UNAM” constituyeron la organización denominada “Fuerza Universitaria, afiliada al PRD, para apoyar a ese partido en las elecciones del 2003, así como para crear un movimiento académico en defensa de los intereses laborales del sector”. En un acto que encabezó nada menos que René Bejarano, éste “pidió aplausos para otro integrante del recién creado frente, Rodolfo Hernández, ex líder del CGH en la Escuela de Trabajo Social, considerada de las más radicales durante el movimiento de huelga del 99”. En ese mismo acto, Adrián Pedrozo Castillo, integrante del STUNAM, reconoció que “la huelga estudiantil de 1999, colocó al partido prácticamente fuera de la vida universitaria, particularmente del sector estudiantil”. Por ello, dijo Pedrozo, “nos proponemos trabajar para reposicionar al PRD con este sector”, usando a Hernández.

 

Incluso Karina Avilés tuvo que informar, para beneficiar al rector, que Hernández se pronunció, el 29 de octubre de 2003, “en favor de la continuidad del actual rector de la UNAM, al reconocer que ha defendido los principios de la universidad pública” (La Jornada, 30 de octubre de 2003).

 

Iván Zavala, 12 de mayo de 2004