“Bourdieu: en la descendencia de Sócrates y de Rousseau”

 

Acta sociológica, número 40, enero-abril de 2004, UNAM-FCPS-CES, México, 2004, pp. 257-287.

 

Resumen

La obra de Pierre Bourdieu se situó dentro de una larga tradición de lucha de la cultura contra la riqueza y el poder político, cuyos antecesores más notables habían sido Sócrates y Jean-Jacques Rousseau. En esa lucha han estado siempre en juego la autonomía de la cultura y los valores asociados a ella. La crítica socrática contra los sofistas se basó en concepciones sobre la auténtica ciencia, el verdadero arte de la política y los valores en que se basan una y otro. La crítica de Rousseau a sus filósofos contemporáneos partió de una crítica general a la sociedad de su tiempo, en particular a la propiedad privada y a la decadencia moral que padecía Francia antes de la Revolución Francesa. Sócrates y Bourdieu coincidieron en que la verdadera ciencia debe estar al servicio de la justicia; ambos criticaron la fabricación de la llamada “opinión pública”; ambos reivindicaron la autonomía de la cultura ante los poderes económico y político, y ambos fueron hostigados por los poderes en turno. Rousseau y Bourdieu formularon una crítica general a la sociedad de su tiempo, creyeron en las ilimitadas posibilidades de la ciencia social y en el poder de los valores, denunciaron la violencia simbólica, se enfrentaron a los intelectuales cercanos al poder, y fueron perseguidos por ellos.

 

Palabras clave: Bourdieu, Sócrates, sofistas, política, ciencia, Rousseau, autonomía de la cultura, valores, intelectuales, poder, violencia simbólica.

 

Résumé

L'oeuvre de Pierre Bourdieu appartient à une longue tradition de lutte de la culture contre la richesse et le pouvoir politique, dont les prédécesseurs les plus remarquables avaient été Socrate et Jean-Jacques Rousseau. Dans cette lutte, il a été toujours question de l'autonomie de la culture et des valeurs associées à elle. La critique socratique des sophistes eut comme fondement des conceptions sur la véritable science, le véritable art de la politique et leurs valeurs. La critique de Rousseau des philosophes partit d'une critique générale à la société de son temps, en particulier de la propriété privée et de la décadence morale de la France avant la Révolution. Socrate et Bourdieu pensaient que la véritable science doit être au service de la justice ; tous les deux critiquèrent la fabrication de l’ "opinion publique" ; tous les deux revendiquèrent l'autonomie de la culture à l’égard des pouvoirs économique et politique, et tous les deux furent harcelés par les pouvoirs en place. Rousseau et Bourdieu formulèrent une critique générale de leur société, crurent aux possibilités illimitées de la science sociale et au pouvoir des valeurs, dénoncèrent la violence symbolique, et furent face aux intellectuels proches du pouvoir.

 

Mots-clef : Bourdieu, Socrate, sophistes, politique, science, Rousseau, autonomie de la culture, valeurs, intellectuels, pouvoir, violence symbolique.

Abstract

 

Following in the footsteps of  Socrates and Jean-Jacques Rousseau, the work of Pierre Bourdieu belongs to the tradition of  society's fight against the economic and political powers.  The issue of such a struggle has always been the autonomy of society and its values.  The Socratic critique of the sophists was based on concepts such as true science, the true art of politics and their. Rousseau’s critique of the philosophers was in the form of a general critique of his times, society, private property, and France’s moral decay before the Revolution. Both Socrates and Bourdieu thought that true science should serve justice; both criticized the manufacture of the so called “public opinion”; both vindicated the autonomy of society in the shadow of  economic and political powers, and both were persecuted by those powers. Rousseau and Bourdieu criticized the society of their time  They both believed in the limitless possibilities of social science and in the power of it’s inherent values.  Both denounced the symbolic violence and criticized the intellectuals who were working for the establishment.

 

Key words: Bourdieu, Socrates, sophists, polics, science, Rousseau, autonomy of the culture, values, intellectuals, power, symbolic violence.

 

Me propongo probar, en este trabajo, que la obra de Pierre Bourdieu se situó dentro de una larga tradición de lucha de la cultura contra la riqueza y el poder político, cuyos antecesores más notables habían sido Sócrates y Jean-Jacques Rousseau. En esa lucha han estado siempre en juego la autonomía de la cultura y los valores asociados a ella.

La palabra “obra” significa, en este artículo, un conjunto coherente de trabajos de investigación y testimonios vitales. Quedan fuera de esa tradición, por ello, quienes han luchado por la autonomía de la cultura en sus palabras sin haber testimoniado vitalmente por ella, y quienes cumplieron esa lucha pero no la acompañaron de investigaciones o de escritos.

La expresión “larga tradición” implica que a ella han pertenecido muchas personas, no sólo Sócrates, Rousseau y Bourdieu. El adjetivo “notable” denota a quienes, en ese conjunto de individuos, han gozado – o sufrido – de más notoriedad, es decir fama o conocimiento por una cantidad grande de seres humanos. Muchas personas, según sus culturas particulares, podrían agregar muchos otros nombres a la triada que es objeto de este estudio. No son objeto de definición preliminar los “valores asociados” a “la autonomía de la cultura” porque serán una de las conclusiones de este trabajo. No los determino unilateralmente ahora. Los extraeré, al final, de las obras de mis tres autores.

En los dos primeros apartados mostraré la forma que esa lucha asumió en las obras de Sócrates y de Rousseau. En el tercer apartado explicaré las características del campo cultural en los trabajos de Bourdieu, y en el último trataré de demostrar que la obra del sociólogo francés es continuación y cumplimiento de las del filósofo ateniense y del polifacético ginebrino.

 

4.2.      Rousseau en Bourdieu

Aunque Bourdieu fue un crítico ocasional de Rousseau , desde la primera vez que leí a Bourdieu he encontrado que son más sus simpatías que sus diferencias. Ambos formularon una crítica general a la sociedad de su tiempo, creyeron en las ilimitadas posibilidades de la ciencia social y en el poder de los valores, denunciaron la violencia simbólica, se enfrentaron a los intelectuales cercanos al poder, y fueron perseguidos por ellos.

Jean-Jacques Rousseau fue el crítico más coherente de la sociedad de su tiempo, en particular de la propiedad privada y de la decadencia moral de su sociedad contemporánea . Pierre Bourdieu ha sido, hasta ahora, el sociólogo que mejor ha integrado en una sola obra la crítica de los aspectos más diversos de su profesión, de su país y del mundo. Desde sus ya lejanos trabajos sobre la sociedad argelina hasta su lucha final contra la obra destructora y aislante del neoliberalismo, la ciencia crítica de Bourdieu  se refirió, entre otras cosas, a las actitudes de sociedades tradicionales y modernas, el sometimiento y las usurpaciones de los intelectuales, la politiquería en las universidades, la falsedad y los engaños de la televisión, el racismo, el machismo, y la opresión y la desigualdad de los países ricos sobre los pobres .

Rousseau es el fundador, o por lo menos uno de los precursores más importantes, de la ciencia social. Le debemos por lo menos cinco aportaciones pioneras: es el autor del primer tratado de etnología general, el “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres”; la importancia de la etnología radica en que aprendemos a conocer nuestra sociedad  al aprender a  conocer las otras; el más importante y más urgente conocimiento es el que se refiere a los hombres; la única investigación etnológica, o por lo menos la primera, es la investigación de campo; la importancia de las diferencias . Por su excelencia científica, la dedicación de toda su vida a la construcción de la sociología, y la defensa de ella, particularmente ante los filósofos y los periodistas, Pierre Bourdieu es el sociólogo del siglo XX .

Tanto para el ginebrino como para el francés, la auténtica ciencia social está fundada e inspirada en ciertos valores básicos. Para el primero, esos valores se resumían en “la virtud” , mientras que para el segundo fueron la libertad, la justicia, y la calidad científica .

Rousseau y Bourdieu denunciaron la violencia simbólica que sufren todas las sociedades. Aunque Rousseau nunca utilizó la expresión acuñada por Pierre Bourdieu, en ella pensaba cuando escribió que los intelectuales sólo podrían responder a las graves acusaciones que les dirigía, con las “grandes palabras” del siglo XVIII, “luces, conocimientos, leyes, moral, razón, decencia, consideración, dulzura, amabilidad, cortesía, educación, etc.” .

Ambos autores se enfrentaron a los intelectuales cercanos al poder o deseosos de estarlo, y a quienes los simbolizaban. Aunque no hubo en la Francia del siglo XX ningún intelectual de la talla de Voltaire, muchos otros se juntaron, sobre todo en diciembre de 1995, para calumniar a Bourdieu, tratando inútilmente de reproducir en el siglo XX el amargo debate entre Rousseau y Voltaire.

Como había sucedido con Sócrates, Rousseau fue largamente perseguido , como Bourdieu fue calumniado, según acabamos de ver.