Factores sociales de las elecciones presidenciales de 2000

"Factores sociales de las elecciones presidenciales de 2000", Acta sociológica, número 34, enero-abril de 2002, pp. 143-172, FCPS-UNA, México, 2002.

Resumen y Extractos

RESUMEN. Este trabajo es un análisis estadístico de la influencia de 43 grupos sociales en las votaciones de los tres candidatos mayores en la elección presidencial de México en el año 2000, así como de quienes no votaron. La base de datos usada fue construida por el autor con datos agregados demográficos, económicos, culturales y electorales oficiales. Los resultados se basan no sólo en los coeficientes de regresión sino en un indicador construido por el autor llamado Peso Electoral, que es función de los coeficientes de regresión y de la población de las variables independientes. Los principales resultados son: 1) Fox contó con el apoyo de los trabajadores en empresas inmobiliarias, financieras y en medios de comunicación, los cuales modelaron la actitud electoral de los sectores más numerosos de la población, en particular los jóvenes y las capas inferiores de los adultos que viven en las ciudades. 2)  Labastida mantuvo el apoyo masivo de las bases tradicionales del PRI, en particular las capas superiores de los adultos, las personas de menores ingresos, quienes trabajan en actividades primarias (los jornaleros, notablemente), y en empresas familiares, así como los analfabetos en zonas rurales. 3) Cárdenas contó con el apoyo de quienes trabajan por su cuenta. 4) Los abstinentes tuvieron su mayor peso electoral entre las personas más jóvenes en edad de votar.

 Descriptores: México, elecciones, Vicente Fox, Francisco Labastida, Cuauhtémoc Cárdenas, PAN, PRI, PRD, abstencionismo, estadística, regresión, datos agregados, grupos sociales.

EXTRACTOS

Este trabajo es una análisis estadístico de datos agregados sobre la influencia de algunos grupos sociales en la votación por los tres candidatos presidenciales mayores en 2000, y en quienes se abstuvieron de votar.

------------

La validez de los datos agregados en la investigación electoral contemporánea no sólo ya no es objeto de las dudas de los años 1950s sino cada vez cobra poder explicatorio, validez y aceptación mayores.  Los datos agregados, bajo ciertas condiciones, producen resultados por lo menos tan precisos como los datos individuales. Gerald H. Kramer ha probado incluso que, para cierto tipo de análisis, los datos agregados son más precisos y más confiables que los individuales. La homogeneidad residencial de las variables independientes y que las variables independientes afecten la conducta de los individuos directamente más que contextualmente, son algunas de las condiciones bajo las cuales los datos agregados son base para análisis estadísticos válidos. En México, los municipios son las unidades que reúnen estas condiciones. Además, ellos son las unidades más pequeñas para las que podemos compilar los resultados electorales con los indicadores económicos y políticos oficiales. Dicho de otra manera, los municipios son la unidad menor disponible ahora para analizar los factores sociales de los resultados electorales a partir de datos agregados.

 Las inferencias de este trabajo se refieren a las bases sociales de los partidos políticos y de la abstención, no a las circunstancias electorales de la elección presidencial de 2000. Las primeras son las que mantienen a los partidos en el poder de manera durable, mientras que las segundas son las que contribuyen al triunfo de candidatos concretos en elecciones concretas. Entre éstas se encuentran las imágenes de los candidatos que la propaganda difunde y destaca. Las bases sociales son las que explican la relación durable entre los grupos sociales y los partidos. De éstas trata este análisis.

---------------------

La base de datos analizada aquí es un conjunto de datos agregados de los 1,893 municipios que hay en México (excepto Oaxaca, para donde uso los nuevos distritos). Para cada caso compilé los datos del Instituto Federal Electoral (IFE) con los del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Historia (INEGI), de manera de tener, para cada municipio, tanto los resultados electorales como los indicadores económicos y políticos oficiales. Una base de datos así no existía antes, hasta donde estoy enterado. Los detalles están en el Anexo.

--------------------

Fox ganó la presidencia de la República porque contó con el voto de las mayorías de los jóvenes y de los adultos, como lo muestran los primeros renglones del cuadro 1. El peso electoral de las personas que tenían 30 y 34 años en 2000 es el mayor, seguidos por los de los grupos de edad 35-39 y 25-29 años.

-------------------

El Cuadro 2 muestra que las personas sin instrucción superior tuvieron el mayor peso electoral en la votación por  Francisco Labastida, seguidas por las personas con menores ingresos, las franjas superiores de los adultos, los ancianos, la población rural, quienes trabajan por su cuenta, los analfabetos, quienes trabajan en el sector primario, los empresarios familiares, los campesinos jornaleros y los mineros.

---------------

El Cuadro 3 muestra que Cuauhtémoc Cárdenas constituyó su haber electoral mayor con las personas sin instrucción superior, de menores ingresos y quienes trabajan por su cuenta, seguidas por las analfabetas, la población rural, los trabajadores de la educación, quienes trabajan en el sector primario de la economía, los jornaleros y quienes son parte de empresas familiares.

----------------------------------

Los jóvenes pobres sin escuela son quienes más se abstienen de votar en México, según las cifras del Cuadro 4. Junto con ellos y ellas, la abstención cunde entre quienes trabajan por su cuenta, viven en centros urbanos, trabajan en empresas familiares, en el sector primario y como jornaleros agrícolas.

-----------------------

4.      Algunas conclusiones comparativas

 El Cuadro 5 resume el peso electoral de los tres candidatos mayores y de los abstinentes. Las columnas 3-6 contienen los pesos electorales de los cuadros 1, 2, 3 4 de este artículo. Las cuatro columnas siguientes asignan el número 1 al candidato con mayor peso electoral para cada grupo social. Los dos últimos renglones suman los datos de las cuatro últimas columnas.

 Como lo muestra la columna 7, Fox obtuvo los pesos electorales en 31 de los 43 grupos sociales del cuadro, es decir en 72 por ciento de ellos, mientras que Labastida los obtuvo en 11, el 26 por ciento. El PRD apenas logra un apretado peso electoral mayor.  La abstención no tuvo peso electoral mayor en ningún grupo.

 Sumando pesos electorales, las comparaciones se precisan. Los abstinentes se convierten en el tercer partido. La suma de sus pesos electorales es mayor a la del PRD.

 Vicente Fox ganó la elección presidencial porque contó con un apoyo intenso de quienes controlan los recursos principales usados en las campañas electorales de las sociedades modernas, las propiedades inmuebles, la intermediación financiera y los medios de comunicación, los cuales modelaron la actitud electoral de los sectores más numerosos de la población, en particular los jóvenes y las capas inferiores de los adultos que viven en las ciudades. Esta inferencia general se basa  en los cuadros 1 y 1 bis, y en las figuras 1 a 5.

 Francisco Labastida perdió la  elección porque no tuvo, o lo tuvo en mucho menor grado que Fox, el apoyo de los poderos grupos mencionados al principio del párrafo anterior y, con ello perdió los votos de los numeroso grupos que los siguen. Pudo obtener, sin embargo, el voto de 13,579, 718 porque su partido mantuvo el apoyo masivo de sus bases tradicionales, en particular las capas superiores de los adultos, las personas de menores ingresos, quienes trabajan en actividades primarias (los jornaleros, notablemente), y en empresas familiares, y los analfabetos en zonas rurales. Esta inferencia general se basa  en los cuadros 2 y 2 bis, y en las figuras 6 a 10.

 Cuauhtémoc Cárdenas logró apenas voto de uno de cada seis votantes porque contó sólo con el apoyo apretado de un grupo social, quienes trabajan por su cuenta, según los cuadros 3, 3 bis, y la figura 13.

 De las cuatro variables independientes analizadas en este trabajo, los abstinentes fueron los únicos, además de Fox, que tuvieron peso electoral entre las personas más jóvenes en edad de votar (20-24 años), según los cuadros 2, 3 4 y 5, así como la figura 17. Estas personas eran más de 9 millones en el año 2000 y son, literalmente, el futuro de México.