“El individualismo en los electores mexicanos”,

 

Aprobado para publicación en Estudios políticos,  tercer número de 2006, FCPS/UNAM, Mexico, 2006.

 

Extractos:

 

Este trabajo es una investigación sobre los efectos del individualismo en los votantes potenciales mexicanos, tanto en la decisión de votar o dejar de hacerlo como en el voto por partidos políticos.

 

Desde Tocqueville ha habido un supuesto, casi nunca explícito, de que el individualismo da lugar a la abstención electoral. La lógica de este supuesto procede básicamente así: los individualistas no participan en los asuntos públicos; la participación electoral es un asunto público; por lo tanto, los individualistas no participan en las elecciones, es decir no votan.

 

Los datos y las inferencias de este trabajo muestran no sólo que los individualistas votan sino que son quienes más votan. Si los individualismo da lugar a la participación electoral, la lógica del individualismo abstinente es en realidad una falacia.

 

Las declaraciones de principios de dos de los tres partidos políticos mayores mencionan, aunque brevemente, el individualismo. La de otro simplemente lo ignora. El PAN menciona una sola vez la palabra, al exigir “superar el individualismo y cooperar en la construcción democrática del bien común” . El PRD la menciona también una sola vez, al promuniciarse “contra de las tendencias prevalecientes que fomentan el individualismo posesivo , el consumismo y la enajenación” .  El individualismo no está en el vocabulario del PRI . Si los los principios, o los ideales, o los valores inspiran a los votantes, el PAN y el PRD tendrían sus bases entre las personas más individualistas, mientras que el PRI sería apoyado por personas menor o nulamente individualistas.

 

Los datos y las inferencias de este trabajo muestran que la realidad no corresponde a este supuesto. Los panistas tienden a ser individualistas, mientras que quienes lo son en menor grado son los priístas, seguidos por los perredistas.

 

4.         Antindividualistas abstinentes

 

La primera decisión que hace el votante potencial tiene lugar entre la abstención y el voto. Por eso, el primer paso de estos análisis es investigar la relación entre  individualismo y voto potencial dividiendo éste en dos grupos: los que votan y los que se abstienen.

 

El individualismo tiene que ver con la participación electoral.  Un individualismo bajo influye mucho en la abstención electoral, es decir las personas poco individualistas no tienden a votar.

 

El individualismo panista

 

Las personas más individualistas tienden a votar por el PAN. Las personas menos individualistas tienden a votar contra ese partido. Las personas menos individualistas tienden a votar por el PRI. Las personas que votan por el PRD son menos individualistas que las panistas pero más que las priístas.

 

 

Conclusiones

 

La participación electoral es, en México, una conducta individualista

 

Lo que la escala de individualismo usada en este trabajo mide, es, el fondo, el grado de participación social, es decir lo opuesto al aislamiento. Las personas más comprometidas con los problemas de la sociedad son las menos individualistas. Siendo éstas las que más se abstienen, la participación electoral no mide el compromiso, el involucramiento ni la participación sociales.

 

Los análisis de esta investigación apoyan la explicación de la abstención como protesta, no como apatía

 

De la conclusión anterior se deriva que la abstención electoral no es una conducta apática sino una forma de protesta. Si fuera apática, la abstención estuviera ligada al individualismo. Hemos visto que los abstinentes no son individualistas. Este trabajo lleva,  por ello, a la rectificación de las hipótesis de la apatía, representadas particularmente por los autores de los autores de The American Voter hacen de la abstención electoral algo secundario, ya que “el aspecto realmente extraordinario de nuestras elecciones presidenciales es que decenas de millones de personas gastan la energía requerida para llegar a las urnas y registrar sus votos”[1]. Correlativamente, este trabajo confirma las hipótesis de los autores que interpretan la abstención como una forma de protesta, particularmente  E. E. Schattschneider[2], Priscilla Lewis Southwell y Marcy Jean Everest[3].

 

Los panistas son, dentro de las personas que votan, las más individualistas

 

Las personas más individualistas tienden a votar por ese partido, como  lo demuestran los cuadros 5, 6, 7 y 8, con los análisis y las inferenciacon que los explican. Y así lo ilustran las gráficas 3 y 4, con las interpretaciones que las acompañan.

 

Entre los votantes, los priístas son los menos individualistas

 

Las personas menos individualistas tienden a votar por ese partido. Así lo demuestran los cuadros 5, 6, 7 y 8, con los análisis y las inferencias que los explican. Y así lo ilustran las gráficas 3 y 4, con las interpretaciones que las acompañan.

 



[1] Angus Campbell, Philip E. Converse, Warren E. Miller, Donald E. Stokes. The American Voter, The University of Chicago Press, Chicago and London, 1980, p. 90.

[2] E. E. Schattschneider, The Semisovereign People, A Realistic View of Democracy in America, The Dryden Press, Hinsdale, Illinois, 1975, passim.

[3] Southwell, Priscilla Lewis; Marcy, Jean Everest. “The electoral consequences of alienation: nonvoting and protest voting in the 1992 presidential race”Social Science Journal, January 1, 1998, Vol. 35, Issue 1.