Pérez estorba de nuevo

Antecedentes de esta agresión: SituacionEnFacultad.htm

 

Por enésima vez, el director de la Facultad estorba mi trabajo académico.

 

Desde el principio de este curso no ha habido condiciones para mi trabajo académico en el laboratorio de cómputo donde imparto mi curso “Procesamiento de Datos”.

 

En dos de las tres reuniones que he podido tener con mis alumnos en las dos primeras semanas, el profesor que imparte la clase siguiente abrió la puerta del salón mientras yo impartía la clase e irrumpió en ella estando yo todavía dentro.

 

Para colmo, desde el principio de este curso el ruido constante en el servicio de fotocopias contiguo a ese salón ha sido un obstáculo para que mis alumnos y yo nos concentremos en el esfuerzo intelectual que requiere el curso “Procesamiento de Datos”. El viernes pasado, ese ruido llegó a tales extremos que ni siquiera pude empezar la que, finalmente, iba a ser la primera clase. Habíamos usado las reuniones anteriores para saber cómo podía yo reparar las deficiencias en la formación estadística de la mayor parte de los alumnos que no cursaron conmigo el curso precedente.

 

Desde el viernes 23, el coordinador del Centro de Estudios Sociológicos, Alejandro Labrador, conoce el problema.

 

Desde ese mismo día, el jefe de la División de Estudios Profesionales, cuyas funciones han sido modificadas paulatinamente desde que la fundé en 1980, Rafael Reséndiz, está enterado del problema.

 

El martes 23 solicité al director, Fernando Pérez Correa, que cambie inmediatamente el servicio de fotocopias a un espacio no académico. Le recordé que, para que una universidad funcione, los espacios académicos deben estar separados de los espacios administrativos y recreativos.

 

Ningún trabajador está obligado a trabajar si carece de condiciones y de instrumentos de trabajo. Ningún trabajador académico está obligado a trabajar si carece de condiciones y de instrumentos de trabajo académicos.  

 

Carta a Pérez, en formato pdf

 

Iván Zavala, 28 de febrero de 2007