Teoría Sociológica Clásica I

7.     Émile Durkheim

 

7.1.             Biobibliografia

1858      15 de abril. Nace en Épinal (Vosgos, Lorena), de una familia unida, austera y rigurosa de rabinos. Es destinado al rabinato, que rechaza años después.

Estudios secundarios en el colegio de Épinal.

 Liceo Louis-le-Grand. Conoce a Jean-Jaurès.

1879      Al tercer intento, entra a la Escuela Normal Superior, donde sigue cursos de Fustel de  Coulanges y de Boutroux. De Fustel aprende el carácter empírico de la historia  y la relación entre religión y sociedad (Lukes 60-62). Boutroux le enseña los filósofos antiguos y la idea comtiana de que cada ciencia debe tener objeto y métodos propios. Influencia decisiva de Renouvier, kantiano, republicano y liberal [puntos mayores en que Renouvier influyó en Durkheim: Lukes, 55-57].

1882 Pasa la agregación en filosofía.

Profesor en Puy, Sens y Saint-Quintin.

1885      Aparición, en la obra de Durkheim, de la especificidad de la realidad social en su primera publicación: "Organización y vida del cuerpo social según Schaeffle", Revue philosophique. Influencia de Spencer.

1885-1886           Estudios con Wundt en Alemania.

1886 6 de julio:   suicidio de Victor Hommay.

1886-1887           Dos artículos en la Revue philosophique:

- "La science positive de la morale en Allemagne".

- "La philosophie dans les universités allemandes".

1887      Se casa con Louise Dreyfus, con quien tendrá dos hijos.

Se crea para Durkheim, en Burdeos, el primer curso de sociología  en una universidad francesa.

1888 "Suicide et natalité", Revue philosophique.

1893 "Note sur la définition de socialisme", Revue philosophique.

Defiende su tesis de doctorado: De la division du travail social, acompañada de una tesis latina, Sobre La contribution de Montesquieu à la constitution de la science social.

1895 Les règles de la méthode sociologique.

Pasa de un republicanismo más bien conservador al socialismo reformista, cercano a Jaurès.

1896 Su curso de sociología es transformado en cátedra magistral.

Fundación de L'année sociologique.

1897 Le suicide.

1900 "Sur le totemisme", L'année sociologique.

Profundamente sacudido por el affaire Dreyfus, se preocupa cada vez más por el problema religioso.

1902 Suplente de la cátedra de pedagogía de la Sorbona.

1906      Titular.

La détermination du fait moral.

1909 Curso en el Colegio de Francia sobre Les grandes doctrines pédagogiques en France depuis le XVIII siècle.

1911 Comunicación al congreso de filosofía de Bologne sur Jugement de réalité et jugement de valeur.

1912 Les formes élémentaires de la vie religieuse.

1913 Su cátedra toma el título de "Cátedra de sociología de la Sorbona".

Le problème religieux et la dualité de la nature humaine.

Muere su hijo único en la guerra.

1915 “L'Allemagne au-dessus de tout. La mentalité allemande et la  guerre .

               “Qui a voulu la guerre? Les origines de la guerre d'après les documents diplomatiques”.

1917 Muere en Paris (15 de noviembre).

 

7.2.           Los lazos sociales

7.2.1.      El problema y una solución

La "cuestión originaria" que preocupaba a Durkheim era la de "las relaciones de la personalidad individual y la solidaridad social", y, en particular: "¿Cómo ocurre que, al mismo tiempo que se vuelve más autónomo, el individuo depende a la vez más estrechamente de la sociedad?" La solución se encuentra el estudio de la transformación de la solidaridad social, de mecánica a orgánica (De la división del trabajo social, 37).

 

7.2.2.      Solidaridad mecánica

Debida a la semejanza de conciencias y a la comunidad de ideas y de sentimientos, sus características principales son:

1. Población de poco tamaño.

2. Predominio de sanciones represivas y del derecho penal.

3. Autoridad colectiva absoluta.

4. Otorga valor supremos a los valores colectivos.

Ejemplo "puro": sociedades primitivas.

 

7.2.3.      Solidaridad orgánica

Producto de la diferenciación de funciones y de la división del trabajo, sus características principales son:

1. Población de mayor tamaño.

2. Predominio de sanciones restitutivas y del derecho administrativo.

3. Espacio para iniciativas y reflexiones individuales.

4. Otorga valor supremo a la dignidad individual, a la igualdad de oportunidades a la ética del trabajo y a la justicia social.

Ejemplo "puro": grandes sociedades modernas.

 

7.2.4.      Toda sociedad es una sociedad moral

Siendo la sociedad la condición de la moralidad, la división del trabajo, al volverse la fuente eminente de la vida social, se vuelve, al mismo tiempo, la base del orden moral (De la división del trabajo social, 338-340). Además, la división del trabajo "crea entre los hombres todo un sistema de derechos y de deberes que los unen de manera durable" (333-334). De esa manera, la división del trabajo, que supone la personaliza­ción de los miembros de la sociedad, también fortalece la solidaridad social.

 

7.3.             Los hechos sociales deben ser considerados como cosas

 

7.3.1.      El parteaguas durkheimiano

En el prólogo de El suicidio, Durkheim expone dos ideas fundamentales:

- El siglo XIX fue el de "las construcciones y de las síntesis filosóficas", donde se buscaban las "generalidades brillantes" (p.48, edición de la UNAM).

- Para que la sociología, de la que se espera mucho, sea "algo más que una forma [... ] de la literatura filosófica", debe tomar como objeto "hechos netamente concretos" e interrogar a las disciplinas auxiliares como la historia, la etnografía, la estadística y otras (pp.49-50).

 

7.3.2.      ¿Qué es un hecho social?

7.3.2.1.                                          La originalidad de Durkheim

Durkheim fue el primero que definió con precisión la especificidad de los hechos sociales, su realidad propia y su carácter de objeto de la sociología.

7.3.2.2.   Las características del hecho social

Los hechos sociales tienen las siguientes características específicas:

1. Son modos de actuar, de pensar y de sentir exteriores al individuo.

2. Poseen un poder de coerción en virtud del cual se imponen.

-Indicador: muestran tanta mayor resistencia cuanto más se pretende negar su existencia.

 

7.3.3.      La objetividad del hecho social

7.3.3.1.                                           Realidad sui generis: los hechos sociales "constituyen una realidad sui generis, muy distinta de los hechos individuales que la manifiestan" (Las reglas del método sociológico, p. 37). Son a los hechos individuales como la vida a los elementos que la componen (Ibid., p. 19).

7.3.3.2.   Realidad total. "Es un estado del grupo, que se repite en los individuos porque se impone a ellos. Está en cada parte porque está  en el todo, y no se encuentra en el todo porque está en las partes".

7.3.3.3.                                           Indicador: cifras estadísticas. "La estadística nos ofrece el medio apropiado para aislarlos", porque cada una de ellas, al incluir indistintamente "todos los casos particulares, las circunstancias individuales que pueden representar cierto papel en la producción del fenómeno se neutralizan mutuamente, y, por consiguiente, no contribuyen a determinarlo. La estadística expresa cierto estado del alma colectiva" .

 

7.4.            El suicidio

 

7.4.1.      La aplicación del método

Por lo menos de dos maneras El Suicidio es una aplicación del método propuesto por Durkheim en el prólogo de ese libro y en Las reglas del método sociológico:

1. La  determinación concreta del objeto de estudio (definición: p. 60 de la edición de la UNAM), y

2. El uso de la estadística.

7.4.2.      El propósito de El suicidio

7.4.2.1.   Tendencias sociales al suicidio

Los cuadros 2 y 3 muestran la permanencia y la variabilidad de las cifras de suicidios:

1. Permanencia (en un mismo país). Se expresa en la tasa de suicidio en Francia de 1841 a 1860, cuya constancia no sólo permanece durante períodos completos, sino es mayor que otros indicadores demográficos, como la tasa de mortalidad (cuadro 2, 67).

2. Variabilidad (entre varios países). Hay grandes diferencias entre las cifras de suicidios (por millón de habitantes) de 11 países europeos (desde 38 de  Italia hasta 334 de Sajonia), y conservan casi el mismo rango durante 12 años (coeficiente de aceleración).

"La cifra de los suicidios constituye, pues, un sistema de hechos, único y determinado; así lo demuestran, juntamente, su permanencia y su  variabilidad. La primera sería inexplicable si no estuviese  relacionada con un conjunto de caracteres distintivos, solidarios los unos de los otros, que, a pesar de la diversidad de las circunstancias de ambiente, se afirman de modo simultáneo. La segunda testimonia la naturaleza individual y concreta de estos mismos caracteres, puesto que se modifican como la peculiaridad social misma.

En suma, lo que expresan estos datos estadísticos es la tendencia al suicidio de que cada sociedad está colectivamente afectada" (68-69).

7.4.2.1.   Los factores sociales

Al sociólogo interesan "los factores del suicidio... que hacen sentir su acción sobre el conjunto de la sociedad", "las causas por medio de las cuales es posible obrar, no sólo sobre los individuos aisladamente, sino sobre el grupo", las condiciones "de las que depende este hecho definido que hemos llamado la cifra social de los suicidios" (70).

7.4.3.      El suicidio egoísta

7.4.3.1.  Concepto

Es el que "resulta de una individualidad desintegrada" (286) de los grupos sociales, como las sociedades religiosa, doméstica y política.

7.4.3.2.  Enunciado general

"El suicidio varía en razón inversa del grado de desintegración de la sociedad: religiosa, doméstica y política" (285). Aunque la fórmula no esté clara, lo que Durkheim quiere decir es que el suicidio aumenta en razón directa de la desintegración de los grupos sociales de que forma parte el individuo.

7.4.3.3.  Tres aplicaciones

7.4.3.3.1.                 Religión y suicidio

Los protestantes se suicidan más que los católicos y los judíos, porque el protestantismo, con el libre examen de la Biblia, es una  religión menos integrada que el catolicismo y el judaísmo (212-218).

7.4.3.3.2.             Estado civil y suicidio

En general, los casados se suicidan menos que los solteros, y "el  factor esencial de la inmunidad de las gentes casadas es la familia, es  decir, el grupo completo formado por los padres y los hijos" (270-271), debido "a la acción no de la sociedad conyugal sino de la sociedad familiar"  (258-259). "Esta preservación es mucho más completa cuanto más densa es la familia" (271).

7.4.3.3.3.                                                Política y suicidio

Los suicidios disminuyen en épocas en que se agitan las pasiones políticas populares (guerras y crisis electorales). "Estos hechos no se explican más que de una manera, y es porque las grandes conmociones sociales, como las grandes guerras populares, avivan los sentimientos colectivos, estimulan tanto el espíritu de partido como el patriotismo, la fe política, como la fe nacional y, conectando las actividades a un mismo fin, determinan, al menos por cierto tiempo, una integración más fuerte de la sociedad" (284).

7.4.4.      El suicidio altruista

7.4.4.1.                                          Concepto

Mientras que el suicidio egoísta se debe a un exceso de individuación, el altruista "tiene por causa una individuación demasiado rudimentaria ["insuficiente", 296]... Puesto que hemos llamado egoísmo al estado en que se encuentra el yo cuando vive su vida personal y no obedece más que a sí mismo, la palabra altruismo expresa bastante bien el estado contrario: aquel en que el yo no se pertenece, en que se confunde con otra cosa que no es él, en que el polo de su conducta está situado fuera de él, en uno de los grupos de que forma parte" (302).

7.4.4.2.                                          Hechos

En toda Europa, se suicidan más los militares que los civiles. Por ejemplo, en Austria (1876-1890), se suicidaron 1,253 soldados por cada millón, mientras que la cifra equivalente de civiles fue de 122.

7.4.4.3.  Explicación

La disciplina militar conlleva "estar muy débilmente apegado a la individualidad", el soldado "tiene los principios de conducta fuera de sí mismo, que es lo que caracteriza al estado de altruismo" (319).

 

7.4.5.      El suicidio anómico

7.4.5.1.                                          Concepto

El suicidio anómico procede de la desorganización de la actividad de los hombres y del sufrimiento que ella conlleva. Por ejemplo, la desorganización que a que da lugar el progreso y el liberalismo económicos.

7.4.5.2.  Anomia económica y suicidio

Los suicidios aumentan durante las crisis económicas. Por ejemplo, en Francia (pp. 331-332), "no por lo que empobrecen, puesto que las crisis de prosperidad tienen el mismo resultado; es porque son crisis, es decir, perturbaciones de orden colectivo".

7.4.5.3.                                          Anomia y divorcio

Hay una relación directamente proporcional entre cifras de suicidios (por un millón de personas) y de divorcios (por 1,000 matrimonios): cuadros XXV y XXVI.

Siendo el matrimonio "una reglamentación de las relaciones de los sexos" (372), produce un "estado de equilibrio moral" (373) debido a la determinación y a la contención sexuales. El divorcio, al acabar con esta situación, rompe el equilibrio que ella causaba (374).

Es, pues, el estado de anomia conyugal, producido por el divorcio, el que explica el desarrollo paralelo de los divorcios y los suicidios... [el suicidio anómico por divorcio resulta de] una constitución moral sui generis que tiene por causa un debilitamiento de la reglamentación matrimonial" (376).

 

7.4.6.      La terapéutica durkheimiana

Si la desintegración social es la causa determinante de la tendencia colectiva a los suicidios, una sociedad integrada es el mejor remedio contra ello (515).

Durkheim pensaba que la sociedad con más poder integrador es el grupo profesional, o la corporación. "Puesto que está compuesta de individuos que se dedican a los mismos trabajos y cuyos intereses son solidarios, y hasta se confunden, no hay terreno más propicio a la formación de ideas y de sentimientos sociales... La corporación tiene, pues, todo lo necesario para enmarcar al individuo, para sacarlo de su aislamiento, y, dada la insuficiencia actual de los otros grupos, ella es la única que puede llenar este indispensable oficio" (516).

 

Bibliografía

-Aron,Raymond, Les étapes de la pensée sociologique, Gallimard,Paris, 1976, 659 p. (ed. española, Ediciones Siglo Veinte, Buenos Aires).

-Bartholy, Marie-Claude y Despin, Jean-Pierre, Culture: anthropologie, ethnologie, sociologie, Magnard, Paris, 1976, 160 p.

-Baudelot, Christian y Establet, Roger. Mundo científico, 45,  1985, "Sociología del suicidio", Fontanela, Barcelona, 1985, pp. 326-334.

------------------------------------------. Durkheim et Le suicide, PUF,Paris,1984,127 p.

-Durand, Gilbert. Les grands textes de la sociologie moderne,  Bordas, Paris-Montréal, 1969, 322 p.

-Durkheim, Emile. Las formas elementales de la vida religiosa, Schapire, Buenos Aires, 1968, 466 p.

---------------. Las reglas del método sociológico, La Pléyade, Buenos Aires, 1974, 187 p.

---------------. El suicidio, UNAM, México, 1974, 526 p.

---------------. De la división del trabajo social, Schapire, Buenos Aires, 1967, 352 p.

---------------. Lecciones de sociología, Schapire, Buenos Aires, 1974, 206 p.

---------------. Montesquieu et Rousseau, précurseurs de la sociologie, Marcel Rivière et Cie., Paris, 1966, 200 p.

---------------. Textes, 1, Eléments d'une théorie sociale, Editions de Minuit, Paris, 1975, 511 p.

---------------. Textes, 2. Religion, morale, anomie, Editions de Minuit, Paris, 1975,507 p.

---------------. Textes, 3. Fonctions sociales et institutions, Editions de Minuit, Paris, 1975, 568 p.

---------------. El socialismo, Editora Nacional, Madrid, 1982, 323 p.

- Lacroix Bernard. Durkheim y lo político, FCE, México, 1984, 376 p.

-Lukes, Steven. Emile Durkheim, su vida y su obra, trad. de Alberto Cardín Garay e Isabel Martínez, Siglo XXI-CIS, Madrid, 1984, 669. p.

-Rocher, Guy. Introduction á la sociologie générale, I. L'action sociale, Editions HMH, Paris, 1970, 200 p.

-----------. Introducción a la sociología general, Herder, Barcelona, 1980, 710 p.

-Zeitlin, Irving. Ideología y teoría sociológica, Amorrortu, Buenos Aires, 1979, 365 p.

 

Iván Zavala Echavarría, 22 de mayo de 2007