Teoría sociológica clásica II, 2011-1 

                                                                                          2.           La sociología de Vilfredo Pareto (1848-1923)

2.1.              Vilfredo_ParetoBiobibliografía

15-VII-1848. Nace en París, hijo del marqués Raffaelle Pareto, ingeniero civil, y de Marie Metenier, francesa de origen modesto.

1852           En Génova, estudia física matemática, griego, latín e italiano.

1862           En Turín, estudia en el Instituto Politécnico.

1864           En Florencia, obtiene el diploma de escuela superior.

En Turín, estudia ciencias matemáticas y físicas.

1866           Publica su primer artículo, “Applicazioni di disegno”.

XI-1867     Obtiene su licenciatura. Ingresa a la Escuela de Ingenieros de Turín.

I-1870        Obtiene su diploma con la tesis “Principii fondamentali della teoria della elasticità dei corpi solidi e ricerche fondamentali sulla integrazione delle equazioni differenziali che ne differiscono l'equilibrio”. Le dan la calificación máxima.

1872 Frecuenta el salón de la esposa de Ubaldino Perruzi, alcalde de Florencia.

1874 Se implica cada vez más, por sus escritos, en la defensa del libre comercio, con el fin de prevenir toda forma de intervención oficial en la actividad económica, y combate con obstinación el proteccionismo, los aranceles aduaneros, así como los subsidios del Estado a la industria

1877-1872  Después de ser elegido al consejo comunal de San Giovanni, intenta dos veces, fallidamente, ser diputado.

XII-1889    Matrimonio con Alessandrina Bakounine, quien lo dejará 11 años después por un joven servidor.

IX-1890     Conoce a Léon Walras, en Suiza.

15-X-1891 La Revue des deux mondes, en París publica un artículo de Pareto, “Italia económica”, que obtiene un amplio renombre debido a los juicios categóricos contra las políticas económicas del Gobierno italiano. La publicación desencadena una tormenta de protestas, en Italia y en el extranjero. Eso no impide a Pareto proseguir en esta vía.

1893  Se establece en Céligny, donde vivirá el resto de sus días.

Substituye a Walras en la cátedra de Economía Política, en la Universidad de Lausana.

1894  Consagra el año a escribir una refutación de la teoría del valor de Marx, que se publica como introducción a una antología de textos El Capital reunidos por Paul Lafargue. Esta introducción suscita numerosas desaprobaciones, expresadas principalmente en los estudiosos socialistas, y en particular por parte de Friedrich Engels. Sin embargo, eso no afecta realmente a las relaciones que Pareto mantiene con numerosos socialistas, a quienes considera más honestos y más serios que los conservadores o que los miembros del Gobierno. Sigue escribiendo para publicaciones de izquierda, defiende a los militantes perseguidos para sus ideas y adopta una posición radical.

1896           Publica el primer volumen del Curso de economía política.

1899           Hereda una gran fortuna de un tío.

1902-1903  Publica Les sistèmes socialistes. Esta obra tiene por objeto exponer una crítica de las doctrinas liberales, pero también de toda doctrina basada solamente en la razón, incluidas las doctrinas socialistas, destacando los sorprendentes efectos catalizadores de la pasión, el instinto, los sentimientos y el gusto por el poder. Por otra parte, llega a la conclusión de que una economía planeada puede producir exactamente los mismos resultados que una economía de mercado, y que, por lo tanto, un sistema socialista puede ser tan eficaz que un sistema perfectamente liberal. Tal razonamiento lo vuelve aún más escéptico y más pesimista en cuanto al progreso, al significado de la historia, al papel desempeñado por la razón en el funcionamiento de la sociedad y al impacto de la ciencia en la vida diaria del individuo ordinario.

1902           Conoce a Jeanne Régis, que será su compañera hasta la muerte.

1910           Escribe El mito de la virtud y la literatura inmoral.

1905           Publica el Manuale de economia politica. El homo economicus es todavía el punto central del análisis y se ve como un sujeto abstracto guiado en sus acciones por su egoísmo, retenido, sin embargo, por los recursos económicos limitados, por los necesarios intercambios de bienes, por las dificultades que afectan la producción y por los obstáculos impuestos por el sistema sociojudicial. Con todo, Pareto no se satisface realmente con su análisis puramente económico y abstracto. Escribió al final de la obra: "Quien quiera hacer un estudio científico de los hechos sociales debe tener en cuenta la realidad, y no principios abstractos…”. Generalmente, el hombre actúa de manera ilógica, haciendo creer que actúa lógicamente". Es en ese momento que va a abandonar la economía para concentrarse exclusivamente a la sociología.

1916           Aparece el Trattato di sociologia general, que agrupa todas sus ideas, lentamente formadas desde 1893.

1917           Edición francesa del Trattato, enteramente revisada.

1921           Aparece La trasformazione della democrazia, en que examina la "enfermedad de la que sufre el pueblo europeo", que "amenaza con desembocar en una catástrofe".

1923           El  rey de Italia lo nombre senador, por su contribución a la ciencia.

Se casa con su compañera.

Muere el 19 de agosto, de un ataque cardiaco.

 

Tomada y traducida casi totalmente de una adaptación, hecha por el Centre d'études interdisciplinaires Walras Pareto, a partir de: G. Busino (1987): "Pareto, Vilfredo", In : The New Palgrawe, A Dictionary of Economics, Vol. 3, pp.799-804.

 

2.2.              La sociología como ciencia 

2.2.1.         El método inductivo. “Seguimos el método inductivo, descartando cualquier opinión preconcebida y toda idea a priori. En presencia de los hechos, los describimos, los clasificamos, estudiamos sus propiedades, y pretendemos descubrir alguna uniformidad (ley) en sus relaciones”[1].

2.2.2.         Componentes en ciencias sociales de las teorías lógico-experimentales. "En las teorías concretas que designaremos por (c), además de los datos de hechos, hay dos elementos o partes principales: una parte o elemento fundamental, que designaremos por (a), y una parte o elemento contingente, generalmente bastante variable, que designaremos por (b)”[2]. “Llamaremos residuos las cosas (a), derivaciones las cosas (b), derivadas las cosas (c)”[3].

2.2.3.         Individualismo metodológico. “La psicología está, evidentemente, en la base de la economía política y, en general, de todas las ciencias sociales”.[4] “Habiendo resuelto no salir del campo lógico-experimental, no tenemos que solucionar el problema metafísico del nominalismo y el realismo; es decir no creemos deber decidir si el individuo solo existe, o si es la especie sola … Nos proponemos estudiar las cosas, por lo tanto los individuos, y considerar las especies como agregados de cosas más o menos similares”[5].

2.2.4.         Explicar el pasado por el presente. “Intentamos, e intentaremos siempre, explicar los hechos del pasado por otros que se nos da observar en el presente, y en cualquier caso, pondremos el mayor cuidado a proceder siempre de lo más conocido a lo menos conocido. Aquí, nosotros no nos ocupamos de los orígenes; no porque desconozcamos la importancia histórica de este problema, sino porque el conocimiento de los orígenes no es o casi no es útil en la busca de las condiciones del equilibrio social, mientras que el conocimiento de los instintos y sentimientos que corresponden a los residuos es de una gran importancia para esta investigación"[6].

 

2.3.              Acciones lógicas y no lógicas

 

2.3.1.         Acciones humanas. “Vamos a estudiar las acciones humanas, el estado de ánimo al cual corresponden y las formas en que se manifiesta; eso para llegar finalmente a nuestro objetivo, que es el conocimiento de las formas sociales”[7].

2.3.2.         Lógicas y no-lógicas. “Llamaremos "acciones lógicas", a las operaciones que están lógicamente unidas a su objetivo, no solamente con relación al sujeto que realiza estas operaciones, sino incluso para quienes tienen conocimientos más amplios; es decir, las acciones que tienen subjetiva y objetivamente el sentido explicado más arriba. Las otras acciones se llamarán "no lógicas"; lo que no significa ilógicas. Esta clase se dividirá en distintas clases”[8]. “Las acciones lógicas son muy numerosas en los pueblos civilizados. Los trabajos artísticos y científicos pertenecen a esta clase, al menos por lo que se refiere a las personas que conocen estas dos disciplinas … Las acciones estudiadas por la economía política pertenecen, ellas también, en gran parte, a esta clase. Deben incluirse entre ellas, además, un cierto número de operaciones militares, políticas, jurídicas, etc.”[9]. “La inducción nos lleva a reconocer que las acciones no lógicas tienen una gran parte en el fenómeno social … en los animales, en la medida en que admitamos su ausencia de razonamiento, casi todas las acciones llamadas instintivas tienen lugar en el tercer género [las que tienen un fin lógico objetivo distinto del subjetivo, o que no tienen fin subjetivo][10].

 

2.4.              Los residuos

 

2.4.1.         Componente de  las teorías. Los residuos son la parte (a) de  las teorías en ciencias sociales. Esa parte “corresponde directamente a acciones no lógicas; es la expresión de algunos sentimientos …  corresponde quizá a algunos instintos del hombre, porque no tiene existencia objetiva y difiere según los hombres … es casi constante en los fenómenos… si corresponde a algunos instintos, está bien lejos de incluirlos todos. Analizamos los razonamientos y buscamos la parte constante. Entonces, no pudimos haber encontrado sino los instintos que dan nacimiento a razonamientos, y no pudimos encontrar sobre nuestro camino los que no son cubiertos por razonamientos. Permanecen, pues, todos los simples apetitos, los gustos, las disposiciones y, en los hechos sociales, esta clase muy importante que se llaman los intereses… además, probablemente sólo hayamos encontrado una parte de una de las cosas (a), la otra habiendo quedado en estado de simple apetito"[11].

 

2.4.2.         Clasificación de los residuos[12]

Clase I. Instinto de las combinaciones. Combinaciones en general, de cosas similares o contrarias, semejanza y oposición en general, cosas raras y acontecimientos excepcionales, cosas y acontecimientos terribles, estado feliz unido a cosas buenas o estado infeliz unido a cosas malas, cosas asimiladas que producen efectos de carácter similar, raramente de carácter opuesto; poder misterioso de algunas cosas y algunos actos, poder misterioso en general, nombres unidos misteriosamente a las cosas, necesidad de unir los residuos, necesidad de evolución lógica, y fe en la eficacia de las combinaciones.

Clase II. Persistencia de los agregados. Persistencia de las relaciones de un hombre con otros hombres y con lugares, relaciones de familia y colectividad, relaciones con lugares, relaciones de clases sociales, persistencia de las relaciones entre los vivos y los muertos, persistencia de las relaciones entre un muerto y cosas que poseía durante su vida, persistencia de una abstracción, persistencia de las uniformidades, sentimientos transformados en realidades objetivas, personificaciones, y necesidad de nuevas abstracciones.

Clase III. Necesidad de manifestar sus sentimientos por actos exteriores. Necesidad de actuar que se manifiesta por combinaciones, exaltación religiosa.

Clase IV. Residuos relacionados con la sociabilidad. Sociedades particulares, necesidad de uniformidad, uniformidad obtenida actuando sobre sí mismo, uniformidad impuesta a los otros, neofobia, piedad y crueldad, piedad para sí aplicada a otros, repugnancia instintiva para el sufrimiento en general, repugnancia razonada para los sufrimientos inútiles, tendencia a imponer a sí mismo un mal, para el bien de otros, tendencia a exponer su vida, compartir sus bienes con otros, sentimientos de jerarquía, sentimientos de los superiores, sentimientos de los inferiores, necesidad de la aprobación de la colectividad, y ascetismo.

Clase V. Integridad del individuo y sus dependencias .Sentimientos que contrastan con las alteraciones del equilibrio social, sentimientos de igualdad en los inferiores, restablecimiento de la integridad por operaciones con respecto a los sujetos que sufrieron la alteración (sujetos reales, imaginarios o abstractos), restablecimiento de la integridad por operaciones con respecto a los agentes que la alteraron (agente real, imaginario o abstracto).

 

Clase VI. Residuo sexual.

 

2.5.              Derivaciones

 

2.5.1.         Componente de  las teorías. Las derivaciones son la parte (b) de  las teorías en ciencias sociales. “El elemento (b) corresponde al trabajo realizado por el espíritu para dar razón del elemento (a) … Es por eso que es mucho más variable, puesto que refleja el trabajo de la imaginación … Se encontrarán cada vez que se fije la atención en las maneras en que los hombres intentan disimular, cambiar, explicar los caracteres que tienen realmente algunas de sus maneras de actuar… ellas contienen la razón por la cual se producen y se aceptan algunas teorías”. Al contrario del animal, “el hombre siente la necesidad de razonar, y de cubrir con un velo sus instintos y sus sentimientos; por eso falta raramente en él al menos un germen de derivaciones, así como no faltan los residuos. Derivaciones y residuos se encuentran cada vez que estudiamos teorías o razonamientos que no son rigurosamente logico-experimentales”[13].

 

2.5.2.         Clasificación de las derivaciones[14]

Clase I. Afirmación. Relatos, hechos experimentales o hechos imaginarios, sentimientos, mezcla de hechos y sentimientos, expresados de una manera axiomática o doctrinal.

Clase II. Autoridad. Autoridad de un hombre o de varios hombres, de la tradición, usos y hábitos; de un ser divino o de una personificación.

Clase III. Acuerdo con sentimientos o con principios. Con sentimientos, interés individual o colectivo, con entidades jurídicas, metafísicas y sobrenaturales.

Clase IV. Pruebas verbales. Término indeterminado que designa una cosa real y cosa indeterminada correspondiente a un término, término que designa una cosa, y que hace nacer sentimientos accesorios, o sentimientos accesorios que hacen elegir un término; un término a varios sentidos, y cosas diferentes designadas por un único término; metáforas, alegorías, analogías; términos dudosos, indeterminados, que no corresponden a nada de concreto”.

 

2.6.              Derivaciones y acciones

Las acciones de los seres humanos no están motivadas por las derivaciones, que no son sino sus manifestaciones, sino por los residuos, que son sus causas.

 

2.7.              Derivaciones e ideologías

La mayor parte de las doctrinas políticas, morales y religiosas son derivaciones.

 

2.8.              Derivaciones y sociología

“El que emprende el estudio de los fenómenos sociales se detiene en las manifestaciones de la actividad, es decir, en las derivaciones, y no se remonta a las causas de la actividad, es decir, a los residuos. Así sucedió que la historia de las instituciones sociales se convirtió en la historia de las derivaciones, y a menudo la historia de disertaciones sin fundamento. Se creyó hacer la historia de las religiones haciendo la historia de las teologías; la historia de las morales haciendo la historia de las teorías morales; la historia de las instituciones políticas, haciendo la historia de las teorías políticas … cuando el lógico ha descubierto el error de un razonamiento, cuando ha revelado un sofisma, se acaba su obra. La obra del sociólogo comienza, al contrario; debe buscar por qué estos sofismas se aceptan, por qué convencen”[15].

 

2.9.              Las élites

 

2.9.1.         La división fundamental 

 “La clase superior y la clase inferior en general." Lo menos que podemos hacer es dividir a la sociedad en dos capas: una capa superior, de la que forman habitualmente parte los gobernantes, y una capa inferior, de la que forman parte los gobernados”[16].

 

2.9.2.         Pluralidad de las  élites 

“Si suponemos que los hombres están dispuestos por capas según otras características, por ejemplo, según su inteligencia, su aptitud para estudiar matemáticas, su talento musical, poético, literario, sus características morales, etc., tendremos probablemente unas curvas con formas más o menos parecidas a las que acabamos de encontrar para la distribución de la riqueza. Esta es una curva que resulta de un número bastante grande de caracteres, por otro lado buenos o malos, cuyo conjunto es favorable al triunfo del individuo que persigue la riqueza, o que, habiéndola adquirido, la conserva. Los mismos individuos no ocupan los mismos lugares en las mismas figuras que, como hipótesis, acabamos de trazar”[17].

 

2.9.3.         Circulación de las élites 

“Estas aristocracias no duran, sino que se renuevan continuamente; tenemos, así, un fenómeno que podríamos llamar la circulación de las élites ... Existe un hecho de extremada importancia para la fisiología social y es el de que las aristocracias no duran. Todas ellas se ven afectadas por una decadencia más o menos rápida … después de un determinado tiempo desaparecen. La historia es un cementerio de aristocracias”[18].

 

 

Bibliografía optativa:

1.         Borkenau, Franz.   Pareto, trad. de Nicolás Dorantes, FCE, México, 1978 de,.180 p.

2.         Bousquet, G. H.   Compendio de sociología según Vilfredo Pareto, trad. de Carlos A. Echánove Trujillo, Ediciones Botas, México, 1940, 191 p.

3.         Freund, Julien.   Pareto, la teoría del equilibrio, Séghers, París, 1974, 206 p.

4.         Pareto, Vilfredo. Traité de sociologie générale, I, edición francesa por Pierre Boven, volumen I, Librería Payot, Lausana y París, 19117, 784 p.

5.         --------------------. Traité de sociologie générale, edición francesa por Pierre Boven, volumen II, Librería Payot, Lausana y París, 1919, pp. 785-1763.

6.         --------------------. Forma y equilibrio sociales [ Extracto del Tratado de sociología general, excepto lo más importante ], Alianza Universidad, Madrid, 1980,.332 p.

7.         --------------------. Escritos sociológicos, Alianza Universidad, Madrid, 1980,.395 p.

 

 

Iván Zavala Echavarría, 10  de septiembre de 2010

 

 



[1] Vilfredo Pareto. Traité de sociologie générale, édition française par Pierre Boven, Librairie Payot, Lausanne et Paris, 1917, § 145, p. 65.

[2] Ibid., § 798, p. 434.

[3] Ibid., § 868, p. 459.

[4] Vilfredo Pareto. Escritos sociológicos, Manual de economía política, Alianza Universidad, Madrid, 1980, p. p. 143.

[5] Traité…§ 65, p. 26.

[6] Traité…§ 887, p. 465.

[7] Traité…§ 145, p. 65.

[8] Traité…§ 150, pp. 66-68.

[9] Traité…§ 152, p. 68.

[10] Traité…§ 153 y 155, pp. 68 y 69.

[11] Traité…§ 851, p. 452 ;  § 852, p. 453. 

[12] Traité…§ 888, pp. 466-468. 

[13] Traité…§ 850, p. 452; …§ 1397, p. 785; …§ 1400, p. 788

[14] Traité…§ 1419, p. 799.

[15] Traité…§ 1402, pp. 790-91; § 1411, p. 794.

[16] Traité…§ 2047, p. 1301.

[17] Escritos sociológicos, Sistemas socialistas,  p. 70.

[18] Escritos sociológicos, Manual de economía política, núm. 103, p. 207; Traité…§ 2053, p. 1304.