Necesidad selectiva de los valores

 

          1. La realidad individual, singular e infinitamente múltiple de los hechos sociales. "El conocimiento de los procesos culturales sólo es concebible sobre la base de la significación  que la realidad de la vida, configurada siempre en forma individual, tiene para nosotros en determinadas conexiones singulares". "La vida nos ofrece una multiplicidad infinita de procesos que surgen y desaparecen, sucesiva y simultáneamente, tanto «dentro» como «fuera»  de nosotros mismos" (Weber, Ensayos sobre metodología sociológica, 61 y 70).

          2. Las leyes sociales son sólo un medio para la significación de los hechos, su comprensión o explicación. "El conocimiento de las leyes  sociales no implica conocimiento de la realidad social sino, antes  bien, uno de los diversos medios auxiliares que nuestro pensamiento emplea con ese fin" (70).

          3. La necesidad de seleccionar una  parte de esa realidad. "Sólo una parte finita de esa realidad constituye el objeto  de una investigación científica, parte que debe ser la única «esencial» en el sentido de que «merece ser conocida»" (Ibid., p. 62).

          4. La función selectiva de los valores. "En qué sentido y en qué  relaciones sucede esto [las conexiones singulares], es algo que ninguna ley nos revela, ya que se decide de acuerdo con las ideas de valor  desde las  cuales consideramos la «cultura» en cada caso individual...  Lo único que introduce orden en este caos es la circunstancia de que,   en cada caso, sólo una parte de la realidad individual reviste para nosotros interés y significación, porque únicamente ella muestra relación con las ideas de valor culturales con las cuales abordamos la realidad" (Ibid., pp. 70 y 68-69).